MARK ROTHKO (1903-1970)

MARK ROTHKO Mark Rothko introdujo la introspección contemplativa en la melodramática escuela expresionista abstracta posterior a la Segunda Guerra Mundial; su uso del color como único medio de expresión condujo al desarrollo de la pintura de campo de color.

En 1913, la familia de Rothko emigró de Rusia a Estados Unidos, donde se instaló en Portland, Oregón. Durante su juventud se preocupó por la política y las cuestiones sociales. Ingresó en la Universidad de Yale en 1921, con la intención de convertirse en líder sindical, pero abandonó los estudios al cabo de dos años y vagó por Estados Unidos. Aunque estudió brevemente con el pintor Max Weber, fue esencialmente autodidacta.

Rothko trabajó primero en un estilo realista que culminó en su serie Subway de finales de los años 30, que mostraba la soledad de las personas en entornos urbanos monótonos. A principios de la década de 1940 dio paso a las formas biomórficas semiabstractas de la Escena de bautismo (1945). En 1948, sin embargo, había llegado a una forma muy personal de expresionismo abstracto. A diferencia de muchos de sus compañeros del Expresionismo Abstracto, Rothko nunca recurrió a técnicas tan dramáticas como las pinceladas violentas o el goteo y las salpicaduras de pintura. En cambio, sus cuadros, prácticamente sin gestos, lograban sus efectos mediante la yuxtaposición de grandes áreas de colores fundidos que parecían flotar en paralelo al plano del cuadro en un espacio atmosférico indeterminado.

Rothko pasó el resto de su vida refinando este estilo básico mediante una continua simplificación. Restringió sus diseños a dos o tres rectángulos de "bordes suaves" que casi llenaban los formatos verticales del tamaño de la pared como iconos abstractos monumentales. Sin embargo, a pesar de su gran tamaño, sus cuadros derivaban una notable sensación de intimidad del juego de matices dentro del color local.

Entre 1958 y 1966, Rothko trabajó de forma intermitente en una serie de 14 inmensos lienzos (el más grande medía unos 3 × 5 metros) que acabó colocando en una capilla aconfesional de Houston, Texas, llamada, tras su muerte, la Capilla Rothko. Estos cuadros eran prácticamente monocromos de marrones, granates, rojos y negros oscuros. Su sombría intensidad revela el profundo misticismo de los últimos años de Rothko. Acosado por la mala salud y la convicción de que había sido olvidado por los artistas que más habían aprendido de su pintura, se suicidó.

Tras su muerte, la ejecución del testamento de Rothko provocó uno de los casos judiciales más espectaculares y complejos de la historia del arte moderno, que duró 11 años (1972-82). El misántropo Rothko había acaparado sus obras, que ascendían a 798 cuadros, además de muchos bocetos y dibujos. Su hija, Kate Rothko, acusó a los albaceas de la herencia (Bernard J. Reis, Theodoros Stamos y Morton Levine) y a Frank Lloyd, propietario de las galerías Marlborough de Nueva York, de conspiración y conflicto de intereses en la venta de las obras. Los tribunales fallaron en contra de los albaceas y de Lloyd, a quienes se impuso una fuerte multa. Lloyd fue juzgado por separado y condenado por cargos penales de manipulación de pruebas. En 1979 se creó un nuevo patronato de la Fundación Mark Rothko, y todas las obras de la herencia se repartieron entre los dos hijos del artista y la Fundación. En 1984, la parte de las obras de la Fundación se distribuyó entre 19 museos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Países Bajos, Dinamarca e Israel; la mejor y mayor proporción fue para la National Gallery of Art de Washington, D.C.

(Enciclopedia Británica)

OBRA DE ARTE

MARK ROTHKO
Sin título (marrón y negro)
acrílico sobre papel montado sobre tabla
33 1/4 x 25 3/4 pulg.
Investigación del Artista